Sustituyendo Vitaminas y Suplementos por productos farmacéuticos en la diabetes tipo 2

PARA PUBLICACION INMEDIATA

Medicina Ortomolecular Servicio de Noticias, 28 de mayo 2012

 Sustituyendo Vitaminas y Suplementos por productos farmacéuticos en la diabetes tipo 2

Comentario por Stuart Lindsey, Doctor en Farmacia.

 Traducción Gladys Molina, Septiembre 2014

EmpoweredByKnowledge©

(OMNS 28 de mayo 2012) Justo cuando usted pensaba que era seguro volver a entrar en la farmacia, vamos a cuestionar la autoridad una vez más. Los lectores podrán recordar al Dr. Stuart Lindsey como el farmacéutico Frustrado.

(http://orthomolecular.org/resources/omns/v08n05.shtml).

Está de vuelta, y en ello una vez más, esta vez presentando un importante enfoque basado en la suplementación para la diabetes tipo 2. Este ensayo presenta ideas que son muy posiblemente una gran parte de la solución. Al igual que con todas las versiones OMNS, no se pretende sustituir el asesoramiento médico. Las personas deben consultar con su médico de cabecera antes de tomar cualquier decisión sobre la salud. – Andrew W. Saul, Editor

El tratamiento actual de la diabetes es uno de los menos exitosos en la medicina, a pesar de miles de millones de dólares gastados en investigación. Muchos científicos hacen una carrera de estudiar la diabetes. La medicina ha logrado hacer de la diabetes muy cara para el paciente al tiempo que convierte la enfermedad en una fuente de ingresos para las numerosas empresas que atienden a diabéticos. Debemos esperar a ver una cierta mejora en el tratamiento de la diabetes, pero en realidad los protocolos básicos no han cambiado mucho en veinte años. ¿Se está la investigación acercando a una solución? En mi opinión como farmacéutico en ejercicio, la respuesta es no.

Durante quince años fui gerente de la farmacia para una farmacia independiente de barrio. Vi los resultados de muchas personas a largo plazo, mientras eran introducidas a la “rutina de medicamentos-azúcar.” Después del consumo prolongado de sus medicamentos para la diabetes, su salud no mejoró. Esto era preocupante para mí. Los diabéticos a largo plazo todos parecían tener el mismo grupo de síntomas: tenían sobrepeso (debido a la hiper-insulinemia), edematosa (tener hinchazón debajo de la piel), y todos ellos sufrían de una mala tolerancia al ejercicio y tenían un aspecto generalmente poco saludable. Muchos de ellos tenían neuropatía periférica (mal funcionamiento de los nervios), a menudo asociada con dolor en las manos y los pies. Sólo en raras ocasiones creyeron que su tratamiento de la diabetes estaba mejorando su salud.

Mi interés por la falta de resultados de tratamiento estándar de la diabetes se puso sobre el tapete cuando el dolor en mis pies me llevó a ser diagnosticado con diabetes tipo 2. De mis observaciones en el trabajo, ya sabía que los tratamientos farmacológicos para la neuropatía periférica eran cuestionables. Presentando la amitriptilina, gabapentina y pregabalina, que son sedantes y analgésicos, hacían que las personas sintieran mucha somnolencia. Médicamente, es obvio que sedar los nervios no resuelve nada. Cuando estos pacientes intensifiquen a largo plazo hacia los narcóticos diariamente y, finalmente, conseguir algo de alivio del dolor, aun no han resuelto sus problemas.

La práctica médica actual se basa en el nivel HgbA1c (hemoglobina glicosilada) como una medida de azúcar en sangre sobre varios meses. La hemoglobina glucosilada es causada por altos niveles de azúcar unidos a la hemoglobina dentro de los glóbulos rojos. Cuando se acumula, esto significa que los productos bioquímicos y los órganos del cuerpo están siendo dañados por el exceso de azúcar. Fue interesante observar cómo muchos de los pacientes diabéticos estaban en el rango normal (es decir HgbA1c <6,5), pero todavía estaban en agonía en cuanto a sus pies. El problema era que al ver un valor normal de HgbA1c, el médico dudaría en cambiar el tratamiento. Al parecer, el dolor severo del pie no era un síntoma que necesitaba atención.

Decidí explorar todo el tema HgbA1c. El mayor argumento que se ve en la diabetes es que la diabetes es un problema de ‘eliminación’. Un alto nivel de azúcar en sangre es un tipo de mal funcionamiento metabólico que necesita ser corregido. Azúcar en sangre tiene un problema de geografía. El cuerpo parece impulsado a orinar los azúcares fuera del cuerpo en lugar de los azúcares de interferencia a través de membranas supuestamente en mal funcionamiento y quemar los azúcares intracelularmente. La práctica médica puede aplicar la insulina y muchos tipos de medicamentos para asegurar que los tejidos del cuerpo metabolicen los azúcares. La mayoría de investigaciones diabéticas actuales están dirigidas a ‘la violación de la barrera’ y en hacer las membranas supuestamente en mal funcionamiento más permeables a los carbohidratos. Cuando esas calorías de azúcar extra son hacinadas en células se obtienen productos finales de glicación avanzada (AGE) que son una amenaza para el cuerpo.

En 2005, un investigador del Reino Unido llamado Paul Thornalley escribió un artículo que detalla el número de síntomas de la diabetes se deben a una deficiencia de tiamina (B-1). [1] Elevada azúcar en sangre promueve un tipo de toxicidad en los riñones que causa la tiamina ser excretada por el riñón a una tasa mucho más alta (dieciséis hasta veinticinco veces superior) de lo normal, lo que lleva a una deficiencia aguda de tiamina. Desde otros estudios, se sabe que las deficiencias en todas las vitaminas B, así como la vitamina C y D son comunes en los diabéticos [2] Esto puede causar la mayor parte de los síntomas de la diabetes tipo 2, que incluyen: Polineuropatía, nefropatía (daño renal), retinopatía (daño a los ojos) y, finalmente, insuficiencia cardíaca. Esto plantea la cuestión de ¿si los síntomas son de la diabetes o el beriberi agudos?

Cuando me diagnosticaron diabetes del tipo II, inmediatamente me opuse a tomar los medicamentos estándar para la diabetes. Mi médico me quería mandar estatinas, metformina y de Byetta, todo lo cual me negué a tomar. Habiendo investigado la teoría del Dr. Thornalley indicando la diabetes siendo deficiencia de tiamina aguda, comencé un régimen de suplementos de vitaminas y minerales. Aunque el dolor en mis pies era bastante grave, quería evitar el régimen regular de medicamentos, ya que dependen en tomar una gran cantidad de analgésicos que no curan el problema. Razonaba que cuando los niveles de vitamina B del cuerpo se agotan debido al alto nivel de azúcar en sangre, la reposición de las reservas corporales a través de la dieta sola es difícil, por lo que la suplementación será necesaria.

Comencé a tomar un suplemento dietético de tiamina (benfotiamina, 250mg 4x/día). También añadí la vitamina B-6 (250 mg/día) y piridoxal 5 fosfato (P5P, 100 mg/día) de magnesio (aspartato, citrato, malato, o cloruro) y acetil-l-carnitina (1.000 mg/día) en función de la severidad de los síntomas de la neuropatía periférica. Más recientemente he aprendido sobre la importancia de tomar vitamina C para reducir la inflamación y evitar la oxidación de los niveles de azúcar en la sangre. [2] Mi médico no aprobaba mi auto-tratamiento, pero tenía curiosidad. Le dije que yo estaba dispuesto a volver a la norma de cuidado si esto no funcionaba.

“Los factores positivos para el tratamiento de la diabetes tipo 2 son el magnesio, ejercicio, control de peso, cromo, fibra dietética, las vitaminas del complejo B, vitamina E, vanadio, vitamina C, y carbohidratos complejos. He estado usando los factores positivos en los últimos 40 años. Cuando los pacientes siguieron un programa de este tipo, los resultados son muy buenos.” Abram Hoffer, MD, PhD [3]

El más evidente de los síntomas de la neuropatía comenzó a disminuir rápidamente. En una semana, los dolores punzantes en mis tobillos habían desaparecido en su mayoría. Todos los demás síntomas de entumecimiento de los dedos de los pies y el dolor general de los pies incluyendo el “efecto de bota” (la sensación de que tienes puestas las botas o calcetines) se habían ido mayormente en tres semanas. Ahora sé que este tratamiento puede no ser una cura para la diabetes. Pero es una forma válida y razonablemente barata para controlar los síntomas, que se mantienen a raya, siempre y cuando se mantenga los niveles de tiamina altos. Si se deja de tomar tiamina y otras vitaminas del grupo B, los síntomas vuelven con gran fuerza.

Busqué el inevitable deterioro de mi salud que se había predicho. Ignora los niveles de azúcar en sangre a su propio riesgo, me dijeron. Iba a tener problemas en los riñones, el páncreas podría dejar de cooperar y mi visión se convertiría en borrosa según los azúcares elevados dañarán mis retinas. Pero el único signo de un problema activo fueron las neuropatías en mis pies, que eran bastante dolorosas a veces: entumecimiento en la zona de mis dedos y dolores punzantes en mis articulaciones del pie. También tuve la sensación de que la circulación de mis pies era pobre ya que mis pies estaban siempre fríos.

Después de dos años por fin me hice análisis de sangre. Aun me sentía muy bien después de haber perdido algo de peso, sin problemas de visión, y mi nivel de energía y actitud psicológica eran todos buenos. Tenía realmente miedo de mirar los resultados y descubrir que finalmente me había burlado a mí mismo y me había hecho daño. Hay verdaderamente una máquina de propaganda construida alrededor del tratamiento de la diabetes. Mientras conducía a recuperar mis análisis de sangre hice un chequeo mental de cómo me sentía. Decidí que no podía tener algo muy malo ya que me sentía demasiado bien. Mis análisis de sangre eran increíblemente libres de problemas relacionados con la elevación de azúcar en sangre, y tuve pocos defectos perceptibles de salud relacionados. Este tratamiento con tiamina no cambió mi HgbA1c (que actualmente es 9.1, y que es alto) o mis niveles de azúcar en sangre en reposo (glucemia en ayunas todavía entre 180-190, y esos también son altos). Valores como estos se supone que indican una mala calidad de la salud. Mis últimos análisis de sangre indicaban:

Creatinina, 86.7mg/dl de orina. Escala 20-370; bajo normal.

Microalbúmina/creatinina 9,2 mg/GCR. Escala 0-30; bajo normal.

Los valores de creatinina y microalbumineria son indicadores del llamado “Canario en la mina de Carbón.” Los riñones se supone que deben ir primero cuando los productos finales de glicación avanzada (AGE) han comenzado su marcha hacia el fracaso de la salud debido a que no mantiene sus valores HgbA1c dentro del rango. Creo que mis más de dos años es tiempo suficiente para que esto se agote. Tuve revisión de ojos ​​por si hubiera daños por azúcar en mis retinas. No tengo daños por azúcar a mis ojos de ningún tipo. Tengo 61 años de edad y visión 20-25 en ambos ojos. Jonathan Wright, MD, se encuentra entre los que han señalado que las protuberancias (verrugas) en la piel pueden estar conectadas a la diabetes; curiosamente las protuberancias en la piel de mis brazos han desaparecido.

Sin embargo, mi salud no ha fallado debido a la hiperglucemia, aunque sigue siendo un problema. En mi caso, los resultados positivos son inusuales debido evidentemente a mi enfoque nutricional. Sustituí suplementos de varios nutrientes esenciales por productos farmacéuticos y permanecí en relativamente buen estado de salud. Y sigo intentando suplir con otros nutrientes como los antioxidantes que son conocidos por ayudar a prevenir la diabetes. [2] Esto sugiere que los problemas de salud son causados ​​por deficiencias nutricionales que se pueden prevenir fácilmente.

Espero que este experimento simple (y no tóxico) en mí mismo conduzca al campo para discutir la validez de la sustitución de las vitaminas en el tratamiento de la diabetes. El tratamiento de la diabetes en su estado actual es complicado y costoso. Estoy gastando unos $130/mes en suplementos, y durante este experimento de dos años no le he dado a mi médico un solo centavo para el asesoramiento sobre la forma de regular el valor de mi HgbA1c. Me imagino que he ahorrado más del doble de esa cantidad, evitando pagar los medicamentos y visitas al médico. ¿Está esto justificado? Si mi salud sigue siendo buena y no tengo otros problemas graves, creo que sí.

Si todos los diabéticos pudieran complementar con vitaminas del complejo B y vitaminas C, D, y E, y minerales como el calcio y el magnesio, disminuirían sus problemas con la insulina y azúcar en sangre, y demás síntomas graves de la diabetes. [2] La razón es que la mayoría de las personas en nuestra sociedad, especialmente incluyendo a diabéticos, tienen deficiencias de estos nutrientes esenciales que se sabe que están relacionados con la diabetes. Pero este ensayo es también un intento de desbancar algunos principios básicos del fiasco médico conocido como diabetes. La prevalencia del tipo II mundialmente en el año 2011, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 346 millones, y unos 3,4 millones de personas murieron en 2004 como consecuencia de la enfermedad. La OMS predice que las muertes atribuibles a la diabetes se duplicarán entre 2005 y 2030 [4]. Con este tipo de proyección una respuesta tipo “Proyecto Manhattan” parece necesaria.

Entonces, ¿cuál es el problema intelectual que parece tan difícil de resolver para la comunidad de investigación médica? Los tratamientos estándar para bajar el azúcar en sangre y los niveles HgbA1c fueron probados recientemente en ensayos médicos. Los estudios ACCORD estaban destinados a validar una vez por todas que cuanto más cerca llegase un paciente a un nivel de 6% HgbA1c más saludable se hace la persona. En su lugar hubo un aumento del 22% en la mortalidad por insuficiencia cardíaca. [5] Este valor inesperado causó que la FDA terminase la prueba a la mitad de curso. ¿Es posible que el valor HgbA1c no debiera ser un objetivo primordial en la evaluación de tratamientos para la diabetes?

Si acudes a PubMed (Publicaciones Médicas) y escribes las palabras claves “deficiencia de tiamina” y “diabetes” obtendrás docenas de referencias que describen cómo muchos de los síntomas de la diabetes son causados por una deficiencia de tiamina que genera. Las deficiencias de vitaminas del complejo B y otros nutrientes esenciales son importantes en la diabetes. [2] Esto debería ser de lectura obligatoria para todos los médicos que tratan o se dedican a la investigación de la diabetes. Actualmente en el tratamiento convencional de la diabetes, la terapia de nutrición basada en los suplementos está totalmente descuidada. La Hoja de Datos Nacional de Diabetes informó que en 2007, los costes médicos directos de la diabetes a nivel nacional se estimaron en $116 mil millones (USD). [6]

Los pacientes diabéticos pueden sentirse abrumados por un diagnóstico de hiperglucemia, pero a menudo son confortados por las explicaciones complicadas y aumento repentino de la actividad y la atención dirigida hacia ellos. La posibilidad de que están siendo llevados a conclusiones erróneas simplemente no se la plantean. Incluso si los pacientes deciden hacer su propia investigación, puede resultar confuso. La causa de la diabetes es básicamente desconocida, pero se les dice que con algunas modificaciones importantes al estilo de vida y un montón de medicamentos aplicados liberalmente podrán llevar una vida relativamente normal. Sin embargo, para los verdaderamente curiosos, un gran bloque de la corriente principal de ideas de nutrición de los cuales los médicos son en su mayoría ignorantes se puede acceder libremente en Internet. Cuando un paciente presenta esta información alternativa al médico hoy, son tranquilizados y se les dice que ya están recibiendo el tratamiento más innovador. Pero incluso tres años después de las revelaciones de los estudios ACCORD no ha habido una importante corrección de los protocolos de tratamiento para la diabetes del tipo II que aborde los problemas de mortalidad inexplicables revelados por los ensayos.

Incluso si mis argumentos vitamínicos son sólo parcialmente correctos, las implicaciones para la medicina convencional son asombrosas. Estas ideas necesitan una amplia discusión sobre el terreno, ya que los pacientes con diabetes necesitan algunas nuevas ideas.

Para más lectura sobre el tema:

Nutritional Influences on Illness (Influencias nutricionales sobre la Enfermedad de Melvyn R. Werbach Enfermedad contiene una valiosa revisión de investigaciones que indican el valor terapéutico de suplementos, y sus dosis específicas, para los diabéticos. Tercera Línea de Prensa, 2 ª edición, 1996 ISBN-10: 0961855053; ISBN-13: 978 a 0961855055.

Endocrinólogo y profesor de Medicina (Universidad de Kentucky) JW Anderson es quizás el investigador líder del mundo en fibra y la diabetes. http://www.doctoryourself.com/biblio_anderson.html Como mucho un libro sobre la fibra, ya que se trata de un consumo excesivo de azúcar, la enfermedad Sacarina por TL Cleave (1975) está disponible en su totalidad de forma gratuita en línea en

http://www.cybernaut.com.au/optimal_nutrition/information/library/saccharine_disease.pdf y también en http://journeytoforever.org/farm_library/Cleave/cleave_toc.html

Referencias:

1. Thornalley PJ: The potential role of thiamine (vitamin B-1) in diabetic complications. Curr Diabetes Rev, 2005; 1:287-298

2. Brighthope IE (2012) The Vitamin Cure for Diabetes: Prevent and Treat Diabetes Using Nutrition and Vitamin Supplementation. Basic Health Publications ISBN-13: 978-1591202905.

3. http://www.doctoryourself.com/diabetes.html

4. World Health Organization. Diabetes. Retrieved from [ http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs312/en/index.html ]

5. Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes Study Group, Gerstein HC, Miller ME, Byington RP, et al: Effects of intensive glucose lowering in type II diabetes. N Engl J Med, 2008; 358: 2545-2559.

6. National Diabetes Fact Sheet, 2011. Retrieve from: www.cdc.gov/diabetes/pubs/pdf/ndfs_2011.pdf

(Much of this article is drawn from Lindsey SL Substituting vitamins and supplements for pharmaceuticals in type 2 diabetes J Orthomolecular Med 2012, 27:1; p 5-8. We thank the Journal for permission to reprint it here in edited form.)

Medicina nutricional es Medicina Ortomolecular
La medicina ortomolecular utiliza terapia nutricional segura y eficaz para combatir la enfermedad. Para más información: http://www.orthomolecular.org

Encuentra un Doctor

Para localizar un facultativo en tu zona: http://orthomolecular.org/resources/omns/v06n09.shtml

 La Medicina Ortomolecular News Service revisada por pares es una fuente de información sin fines de lucro y no comercial.

Junta de Revisión de la Editorial:

Ian Brighthope, M.D. (Australia)
Ralph K. Campbell, M.D. (USA)
Carolyn Dean, M.D., N.D. (USA)
Damien Downing, M.D. (United Kingdom)
Dean Elledge, D.D.S., M.S. (USA)
Michael Ellis, M.D. (Australia)
Martin P. Gallagher, M.D., D.C. (USA)
Michael Gonzalez, D.Sc., Ph.D. (Puerto Rico)
William B. Grant, Ph.D. (USA)
Steve Hickey, Ph.D. (United Kingdom)
James A. Jackson, Ph.D. (USA)
Michael Janson, M.D. (USA)
Robert E. Jenkins, D.C. (USA)
Bo H. Jonsson, M.D., Ph.D. (Sweden)
Thomas Levy, M.D., J.D. (USA)
Stuart Lindsey, Pharm.D. (USA)
Jorge R. Miranda-Massari, Pharm.D. (Puerto Rico)
Karin Munsterhjelm-Ahumada, M.D. (Finland)
Erik Paterson, M.D. (Canada)
W. Todd Penberthy, Ph.D. (USA)
Gert E. Schuitemaker, Ph.D. (Netherlands)
Robert G. Smith, Ph.D. (USA)
Jagan Nathan Vamanan, M.D. (India)

 

Andrew W. Saul, Ph.D. (USA), Editor y persona de contacto. Email: omns@orthomolecular.org Los lectores podrán escribir con sus comentarios y preguntas para considerar, para publicar o como tema propuesto. Sin embargo OMNS no podrá contestar a correos individuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s