Suplemento Europeo Que Protege Contra las Complicaciones de la Diabetes.

Revista Life Extension

Enero 2007

INFORME

Benfotiamina


Suplemento Europeo

Que Protege Contra las Complicaciones de la Diabetes.

Por Dale Kiefer

Traducción Gladys Molina Septiembre 2014

EmpoweredByKnowledge©

Al tratar la diabetes, los médicos de hoy se concentran en establecer el control de glucosa en sangre, pero a menudo pasan por alto la necesidad de proteger en contra de las complicaciones más comunes de la diabetes tales como la ceguera, el derrame cerebral, disfunción endotelial, y pérdida de algún miembro. Afortunadamente, la Benfotiamina, una forma lípido-soluble en grasa poca conocida de la vitamina B1, se ha demostrado que ayuda a prevenir el desarrollo y la progresión de muchas complicaciones de la diabetes. Como resultado, benfotiamina ha convertido en un nutriente esencial para los que buscan protegerse de los efectos potencialmente letales de los niveles sostenidos de azúcar en sangre, una forma soluble en grasa poco conocida de la vitamina B1, ha sido demostrada que ayuda a prevenir el desarrollo y la progresión de muchas complicaciones de la diabetes. Como resultado, la Benfotiamina se ha convertido en un nutriente esencial para los que buscan protegerse de los efectos potencialmente letales de los niveles sostenidos de azúcar en sangre.

 Utilizada desde hace décadas en Europa como un medicamento por prescripción, la Benfotiamina aminora la progresión de la neuropatía diabética, y los daños al riñón y retina, y alivia los síntomas dolorosos de la neuropatía diabética. La neuropatía diabética dificulta a los nervios en la transmisión de mensajes al cerebro y también perjudica la función de la microvasculatura (pequeños vasos sanguíneos) en las extremidades. El resultado de este daño patológico a los vasos sanguíneos es el adormecimiento y hormigueo doloroso en los pies (y manos) que eventualmente puede conducir a la amputación de las extremidades inferiores.

 La Benfotiamina actúa a través de un novedoso mecanismo, bloqueando las vías bioquímicas mediante el cual la elevada azúcar en sangre daña las células en todo el cuerpo. Ahora disponible como un suplemento dietético de bajo coste, la Benfotiamina puede ayudar a los enfermos de diabetes a proteger sus nervios, riñones, ojos, vasos sanguíneos, y corazón. Los efectos multifacéticos de la Benfotiamina en la prevención de complicaciones peligrosas de la diabetes lo convierten en un complemento esencial para las personas con niveles elevados de azúcar en sangre.

 La Benfotiamina Difiere de los Medicamentos Convencionales para la Diabetes.

Los medicamentos para la diabetes se encuentran entre los fármacos más recetados en el mercado de hoy. Los medicamentos actuales para la diabetes tipo II tratan de reducir la peligrosa acumulación de exceso de azúcar (glucosa) en sangre, ya sea aumentando la producción de insulina o aumentando su eficacia.

 La Benfotiamina es uno de los tratamientos-sin embargo pasado por alto- más eficaz para prevenir las complicaciones debilitantes de la diabetes. La Benfotiamina es un hermano químico del nutriente esencial tiamina (vitamina B1). La tiamina ayuda a convertir las grasas y los hidratos de carbono en glucosa, una forma de combustible para el cuerpo. Como tal, la tiamina es esencial para la adecuada regulación del metabolismo de la glucosa. Sin embargo, mientras que la tiamina es soluble sólo en agua, la Benfotiamina es soluble en grasa, una característica que le permite penetrar en las células mucho más fácilmente que la tiamina y por lo tanto ayuda a prevenir la disfunción relacionada con la diabetes dentro de las células. Esta bio-disponibilidad mejorada hace a la Benfotiamina particularmente eficaz en el tratamiento de daños relacionados con la hiperglucemia a los tejidos y órganos.

 La Respuesta bioquímica de la Benfotiamina a Elevada Azúcar en Sangre

Los tratamientos para la diabetes que buscan aumentar la producción de insulina o mejorar la respuesta de las células a la insulina no proporcionan protección adecuada contra las múltiples complicaciones de la enfermedad. Mientras que los medicamentos para la diabetes ayudan a abordar el problema de desmesuradamente altos niveles de glucosa en plasma, sólo la Benfotiamina reduce los niveles elevados de glucosa intracelular y altera la respuesta bioquímica del cuerpo a los productos de descomposición tóxicos del exceso de azúcar. La Benfotiamina estimula la producción de transcetolasa, una enzima natural beneficiosa que convierte de manera eficiente estos productos de degradación de la glucosa potencialmente tóxicos en compuestos inocuos que se pueden eliminar de forma segura por el cuerpo.

 Numerosos estudios han demostrado que la Benfotiamina inhibe tres vías principales que conducen a la formación de sustancias tóxicas tales como productos finales de la glicación avanzada PGA (inglés AGE). Los PGA han estado implicados en el desarrollo y progresión de numerosos trastornos en los diabéticos. Estos incluyen:

  • Enfermedad Cardiovascular
  • Neuropatía diabética (trastornos de los nervios
  • Retinopatía (que afecta la visión)
  • Enfermedad vascular periférica (que afecta a los vasos sanguíneos de las extremidades)
  • La nefropatía (enfermedad del riñón).

Curiosamente, el daño asociado de los PGA al sistema cardiovascular también se observa en el envejecimiento de los adultos sin diabetes. De hecho, el envejecimiento en sí se considera un factor de riesgo importante para el desarrollo de disfunción cardíaca, debido a la acumulación de PGA con el tiempo, incluso en los no diabéticos. Los PGA se creen de actuar a través de varios mecanismos para promover el daño vascular, la formación de tejido cicatricial, y la inflamación. Desafortunadamente, este proceso es simplemente acelerado en los diabéticos, lo que sugiere que incluso los no diabéticos pueden beneficiarse de la capacidad de la Benfotiamina para inhibir la formación de PGA.

 Años de uso como medicamento de prescripción en Europa han demostrado que la Benfotiamina es segura y bien tolerada. Ahora que está disponible en los Estados Unidos como un suplemento dietético de bajo coste, los investigadores están dirigiendo su atención a la Benfotiamina y descubriendo pruebas de que ayuda a contrarrestar los peligros de numerosas complicaciones de la diabetes y niveles altos de azúcar en sangre.

 La Benfotiamina Protege El Delicado Tejido Nervioso y Cerebral

El sistema nervioso puede sufrir de muchas maneras de los efectos dañinos de los altos niveles de azúcar en sangre. Constan; cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos, el sistema nervioso controla las funciones de los músculos y los órganos, coordina pensamientos y acciones, y transmite la información sensorial. La neuropatía o enfermedad de los nervios, es una de las complicaciones más frecuentes y dolorosas de la diabetes. Características de la neuropatía diabética incluyen:

  • El daño a los nervios periféricos de las extremidades.
  • Dolor que puede no responder a los analgésicos convencionales
  • El entumecimiento y sensación alterada que afectan las extremidades
  • Los nervios de las extremidades pueden funcionar mal al mismo tiempo, causando poli-neuropatía.

 Los ensayos clínicos demuestran que La Benfotiamina alivia efectivamente la poli-neuropatía diabética. Un reciente estudio aleatorio, doble ciego en Alemania encontró que los pacientes diabéticos con poli-neuropatía que se complementaban con 100mg de Benfotiamina cuatro veces al día durante tres semanas demostraron una mejoría estadísticamente significativa en las puntuaciones de la función del nervio. Una disminución en el dolor era el efecto observado más pronunciado. Los autores del estudio dijeron que sus hallazgos apoyan los resultados de dos ensayos anteriores, aleatorizados y controlados, que también encontraron evidencia de los efectos beneficiosos de la Benfotiamina en pacientes con neuropatía diabética. La diabetes se ha asociado con un aumento del estrés oxidativo, colaborador de muchos procesos patológicos relacionados con la edad. El delicado tejido cerebral es especialmente susceptible a los efectos dañinos del estrés oxidativo. Como resultado, la diabetes se asocia cada vez más con el deterioro cognitivo, incluyendo la demencia y el Alzheimer. (Ver “La Conexión Mortal entre la Diabetes y el Alzheimer,” Extensión de Vida, de diciembre de 2006).

 Un estudio recientemente publicado indica que la Benfotiamina puede proteger al cerebro contra el estrés oxidativo asociado a la diabetes. Los investigadores experimentalmente indujeron diabetes en un grupo de sujetos de prueba. Después de dos semanas de niveles elevados de azúcar en sangre inducidos, los sujetos recibieron dos semanas de suplementación de Benfotiamina. La Benfotiamina alivia el estrés oxidativo en el cerebro que se produce normalmente con la diabetes, lo que llevó el equipo de investigación a concluir que la Benfotiamina puede evitar el estrés oxidativo cerebral inducido por la diabetes a través de un nuevo mecanismo. Este importante hallazgo significa que la Benfotiamina ofrece protección esencial para el sistema nervioso delicado protegiendo los nervios periféricos y el cerebro de los daños causados ​​por la diabetes.

BENFOTIAMINA: LO QUE NECESITAS SABER

Actualmente, no hay ningún fármaco disponible para disminuir los efectos tóxicos de los productos de degradación del exceso de glucosa.

Durante mucho tiempo usado como un medicamento recetado para la diabetes en Europa, la Benfotiamina está ahora fácilmente disponible como un suplemento dietético en los EE.UU. Un derivado soluble en grasa de vitamina B1, la Benfotiamina funciona mediante un nuevo mecanismo para prevenir el desarrollo y la progresión de las complicaciones diabéticas.

La Benfotiamina ayuda a aliviar la poli-neuropatía, el dolor y la disfunción que afecta a múltiples nervios de las extremidades, al tiempo que protege contra el estrés oxidativo que daña el tejido en el cerebro.

La Benfotiamina preserva la función endotelial sana, que se asocia con la salud cardiovascular óptima y una protección contra la enfermedad vascular periférica diabética. La Benfotiamina también es compatible con la función de las células musculares del corazón.

La Benfotiamina protege los riñones contra el estrés oxidativo y la pérdida de capacidad de filtrado, lo que ayuda a prevenir la enfermedad renal diabética. La Benfotiamina ayuda a prevenir o retrasar el desarrollo de la retinopatía diabética, una de las causas de pérdida de visión.

 La Benfotiamina Optimiza la Función Endotelial y Vascular

En estudios clínicos de todo el mundo, la Benfotiamina ha demostrado repetidamente efectos notables en la normalización de la función endotelial.

Las células endoteliales recubren el interior de los vasos sanguíneos. Estas células especializadas son comúnmente dañadas por altos niveles de azúcar en sangre y la diabetes. Cuando los vasos sanguíneos son capaces de relajarse y dilatarse en respuesta a las crecientes demandas de flujo de sangre, el resultado es la condición peligrosa conocida como disfunción endotelial. Se cree que la disfunción endotelial contribuye a la iniciación de la aterosclerosis y es la base de gran parte del daño asociado con las complicaciones de la diabetes, la enfermedad vascular periférica en particular.

 La enfermedad vascular periférica ocurre cuando se altera el flujo sanguíneo en las arterias de los brazos y piernas. Los peligros de la enfermedad vascular periférica incluyen:

  • Alteración del flujo sanguíneo a las extremidades que pueden causar dolor de calambres al caminar (claudicación intermitente)
  • Cortes o abrasiones en los pies que no cicatrizan
  • Úlceras y gangrena de los pies y las piernas que pueden requerir la amputación.

 Científicos alemanes recientemente investigaron la eficacia de la Benfotiamina en apoyo a la función endotelial saludable y el flujo de sangre periférica. En el estudio, los pacientes diabéticos consumieron una comida que contenía grandes cantidades de productos finales de glicación avanzada (AGEs) derivados de los alimentos cocidos a altas temperaturas. AGE se sabe que contribuye a la disfunción endotelial. Los sujetos comieron la comida AGE-rica, tanto antes como después de tres días de tratamiento con benfotiamina. Los indicadores de la función endotelial, estrés oxidativo, y AGE se midieron después de una noche de ayuno en los días de prueba, y en dos, cuatro y seis horas después de las comidas de prueba.

  • La comida rica en AGE-por sí sola produjo varios cambios perjudiciales, incluyendo:
  • Disminución del flujo sanguíneo a las extremidades de manera significativa
  • Aumento de los marcadores sanguíneos de la disfunción endotelial.
  • La elevación en el estrés oxidativo.
  • Niveles más altos de los AGE.

 Los cambios perjudiciales causados por la comida rica en AGE solo, fueron completamente prevenidos por la suplementación con Benfotiamina. La Benfotiamina promovió numerosas mejoras, incluyendo:

  • Flujo sanguíneo mejorado en las extremidades
  • Mejora de la función endotelial
  • Estrés oxidativo disminuido
  • La normalización de los niveles de AGE.

 Este importante estudio alemán demuestra que los AGE contribuyen directamente a la función vascular disminuida enormemente en los diabéticos, y que el uso de la Benfotiamina evita la disfunción endotelial inducida por AGE, alteración del flujo sanguíneo, y el aumento de estrés oxidativo.

 Dos estudios recientes de Italia validan la capacidad de la Benfotiamina para apoyar la función endotelial sana, incluso en presencia de los niveles de glucosa en sangre. Equipos de investigación italianos independientes mostraron que, además de conservar las células endoteliales maduras que recubren los vasos sanguíneos, la Benfotiamina también protege a las células progenitoras endoteliales o células que se desarrollan en las células endoteliales. Estas células progenitoras son cruciales para la reparación y el mantenimiento del tejido endotelial saludable.

 Mientras que la hiperglucemia, o azúcar en sangre, interfiere con el desarrollo normal de las células progenitoras, los científicos italianos señalaron que el desarrollo normal de estas células puede ser restaurado por la administración de Benfotiamina. Del mismo modo, la Benfotiamina inhibe la muerte de células progenitoras epiteliales humanas, que es causada por los altos niveles de glucosa.

 La capacidad de Benfotiamina para apoyar la salud de las células endoteliales puede tener implicaciones importantes para ayudar a las personas a evitar la enfermedad vascular periférica. Los científicos creen ahora que la disfunción endotelial que se produce con la diabetes puede conducir fácilmente a la enfermedad vascular periférica diabética.

 Investigadores japoneses encontraron que la enfermedad arterial periférica que afecta a los vasos sanguíneos de las piernas comúnmente se produce junto con la disfunción endotelial. Como resultado, las piernas no reciben el suministro crítico de la sangre y el oxígeno que necesitan para mantenerse saludables y funcionales.

 Por otra parte, los pacientes diabéticos con enfermedad arterial periférica tienen un menor número de células progenitoras endoteliales circulantes, que son necesarias para mantener los vasos sanguíneos que funcionan de manera óptima para que puedan suministrar sangre a las extremidades.

En un modelo de enfermedad vascular periférica, la benfotiamina mejoró la función endotelial, que restaura la circulación a las piernas y el aumento de suministro de sangre y oxígeno a los tejidos. Esto es especialmente importante para mantener las extremidades saludables y evitar la amputación, una consecuencia de todo-demasiado-común de la disfunción vascular. Además, la Benfotiamina redujo el déficit inducido por la diabetes en las células progenitoras endoteliales, lo que llevó a las respuestas de curación mejoradas en las piernas de los sujetos diabéticos.

LA DIABETES desata una cascada de debilitantes complicaciones de salud

La diabetes es una de las aflicciones de salud más desafiantes de la actualidad, debido a su crecimiento explosivo, efectos devastadores en el cuerpo, y la dificultad de tratar eficazmente la enfermedad y sus complicaciones.

En una persona sana, la comida se convierte en glucosa, que se absorbe posteriormente en el torrente sanguíneo. En respuesta a este aumento de la glucosa en plasma, el páncreas segrega la hormona insulina, que pastorea moléculas de glucosa en las células del cuerpo, donde se almacenan o se queman para producir energía.

En los individuos pre-diabéticos y diabéticos, sin embargo, las células se resisten a la insulina y a la entrada de glucosa en las células. Cuando esto sucede, las células especializadas en el páncreas conocidas como células islote responden mediante el bombeo de más insulina. Con el tiempo, las células islote se queman por completo. El resultado es la hiperglucemia, o azúcar en sangre, haciendo del paciente totalmente dependiente de un suministro constante de insulina farmacéutica.

A pesar de estos desafíos, la mayoría de las células mantienen las concentraciones relativamente normales de glucosa interna. Sin embargo, ciertas células—más notablemente las células endoteliales, que recubren el interior de las arterias y capilares—son menos capaces de auto-regulación. Ellas tienden a acumular altos niveles de glucosa interna, que no pueden metabolizar de manera eficiente. Esto hace que los productos de degradación de la glucosa intermedios a acumularse, la activación de las rutas metabólicas que están implicadas en la aparición de complicaciones diabéticas.

Sobre todo en los pequeños vasos sanguíneos que alimentan a los ojos, los riñones y las extremidades, los intermedios tóxicos de degradación de la glucosa dejan una estela de daños. Por ejemplo, en la retina, este metabolismo disfuncional de la glucosa puede conducir a la ceguera. En los riñones, puede causar daños irreversibles de los tejidos, llevando eventualmente a una insuficiencia renal. Y en las extremidades, puede causar la enfermedad vascular y el dolor nervioso, posiblemente requiriendo amputación.

La Benfotiamina Reduce el Riesgo de Enfermedades del Corazón

Las personas con diabetes sufren de un gran aumento del riesgo de enfermedades del corazón. La Benfotiamina puede jugar un papel importante en las estrategias para proteger la salud del corazón en las personas con nivel elevado de azúcar en sangre.

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Wyoming mide la capacidad de la Benfotiamina para prevenir enfermedades del corazón en un modelo experimental de diabetes humana tipo II. A un grupo se hicieron diabéticos, mientras que un segundo grupo de control permaneció normal. Ambos grupos recibieron terapia con Benfotiamina durante dos semanas. Entonces, los científicos examinaron las células del corazón de ambos grupos, evaluando su capacidad para contraerse y diversos parámetros bioquímicos.

Como era de esperar, la diabetes se asoció con un aumento del estrés oxidativo, lo que interfiere con la función saludable de los músculos del corazón. Tratamiento con Benfotiamina alivió muchos de los cambios en las células del corazón causados por la diabetes, disminuyendo el estrés oxidativo y la restauración de la función de las células cardíacas. Los investigadores concluyeron que la benfotiamina puede proteger las células del músculo del corazón contra la disfunción asociada con la diabetes.

La suplementación con benfotiamina puede así ser crucial en la protección del corazón contra los efectos adversos de la diabetes.

La Benfotiamina Promueve la Salud del Riñón

La enfermedad renal o nefropatía, es una de las complicaciones más temidas de la diabetes. Cuando la función renal se deteriora en las personas con diabetes, los riñones ya no serán capaces de realizar su tarea fundamental de filtrado de la orina. Como resultado, los diabéticos con nefropatía avanzada deben recurrir a la diálisis renal o un trasplante de riñón. La enfermedad renal también aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad general.

En un estudio de 24 semanas, los científicos examinaron los efectos de la Benfotiamina y tiamina en pacientes con diabetes. Ambas formas de la vitamina B1 producen cambios beneficiosos en los marcadores de la función renal y la salud, incluyendo:

  • Una inhibición del 70-80% en el desarrollo de la micro-albuminuria, proteína en la orina, que sirve como una señal temprana de la disfunción renal
  • Una normalización de la actividad enzimática asociada con la protección contra la enfermedad renal.
  • Una reducción del 50% de los niveles de AGE en los riñones.
  • Una reducción en el estrés oxidativo asociado con la diabetes (producido por la Benfotiamina pero no por la tiamina).

Los científicos observaron que, mientras ambas benfotiamina y tiamina ayudaron a prevenir las complicaciones renales asociadas a la diabetes, la benfotiamina parece ser una opción superior debido a su mayor bio-disponibilidad en el cuerpo. Esta investigación indica que la benfotiamina y tiamina pueden ayudar a las personas con diabetes a salvaguardar la salud de sus riñones y protegerse contra las devastadoras consecuencias de la nefropatía.

consecuencias perjudiciales POR la deficiencia de vitamina B1

La ingesta de hidratos de carbono simples, que el cuerpo procesa principalmente en glucosa, aumenta automáticamente la necesidad de tiamina en la dieta. Como resultado, las personas a menudo sufren deficiencia de vitamina B1 cuando consumen habitualmente una dieta alta en calorías, y dieta alta en carbohidratos con inadecuado valor nutricional. El alcoholismo también puede causar deficiencia de vitamina B1, lo que resulta en una condición conocida como encefalopatía de Wernicke.

Otras afecciones que pueden asociarse con la deficiencia de tiamina son la gastrectomía (extirpación quirúrgica de la totalidad o parte del estómago) y la cirugía bariátrica (utilizada para tratar la obesidad), que contribuyen a las dificultades con la absorción de nutrientes.

La Benfotiamina Ayuda a evitar la Pérdida de Visión

Si bien la diabetes amenaza la salud de todo el cuerpo, los ojos son particularmente vulnerables a los daños. El daño a los pequeños vasos sanguíneos causados por la diabetes puede provocar retinopatía (enfermedad de la retina del ojo, que recoge la información visual) e incluso ceguera.

Científicos en Alemania descubrieron que la administración de Benfotiamina ayudó a prevenir la retinopatía en los sujetos de prueba con diabetes. Los sujetos del estudio que recibieron benfotiamina durante 36 semanas demostraron completamente niveles normalizados de AGE perjudiciales en la retina, lo que lleva el equipo de investigación a concluir que la Benfotiamina puede ayudar a prevenir o retrasar la aparición y progresión de la retinopatía diabética.

La Benfotiamina parece proporcionar una protección esencial a los ojos, lo que ayuda a prevenir el robo de visión por la retinopatía diabética.

Conclusión

Durante décadas, la benfotiamina se ha utilizado de forma segura como un medicamento con receta en Europa, donde este derivado natural de la vitamina B1 ha demostrado eficacia en la prevención de muchas complicaciones graves de la hiperglucemia prolongada.

Los consumidores en Estados Unidos ahora pueden acceder fácilmente a la Benfotiamina como un suplemento dietético de bajo coste. Las investigaciones de laboratorio y estudios controlados han confirmado que la Benfotiamina alivia y puede incluso revertir la neuropatía diabética, enfermedad renal, insuficiencia cardiaca, disfunción endotelial, enfermedad vascular periférica y retinopatía diabética. Con su probada capacidad para otorgar el apoyo de amplio espectro para los vasos sanguíneos, los nervios, los riñones, los ojos y el corazón, la Benfotiamina debe considerarse una defensa de primera línea contra las consecuencias debilitantes de la diabetes y niveles altos de azúcar en sangre.

Referencias

1. Diglas J, Willinger C, Neu U, Irsigler K. Morbidity and mortality in type 1 and type 2 diabetes mellitus after the diagnosis of diabetic retinopathy. Dtsch Med Wochenschr. 1992 Nov 6;117(45):1703-8.

2. Stracke H, Hammes HP, Werkmann D, et al. Efficacy of benfotiamine versus thiamine on function and glycation products of peripheral nerves in diabetic rats. Exp Clin Endocrinol Diabetes. 2001;109(6):330-6.

3. Haupt E, Ledermann H, Kopcke W. Benfotiamine in the treatment of diabetic polyneuropathy—a three-week randomized, controlled pilot study (BEDIP study). Int J Clin Pharmacol Ther. 2005 Feb;43(2):71-7.

4. Sanchez-Ramirez GM, Caram-Salas NL, Rocha-Gonzalez HI, et al. Benfotiamine relieves inflammatory and neuropathic pain in rats. Eur J Pharmacol. 2006 Jan 13;530(1-2):48-53.

5. Babaei-Jadidi R, Karachalias N, Ahmed N, Battah S, Thornalley PJ. Prevention of incipient diabetic nephropathy by high-dose thiamine and benfotiamine. Diabetes. 2003 Aug;52(8):2110-20.

6. Woelk H, Lehrl S, Bitsch R, Kopcke W. Benfotiamine in treatment of alcoholic polyneuropathy: an 8-week randomized controlled study (BAP I Study). Alcohol Alcohol. 1998 Nov;33(6):631-8.

7. Winkler G, Pal B, Nagybeganyi E, et al. Effectiveness of different benfotiamine dosage regimens in the treatment of painful diabetic neuropathy. Arzneimittelforschung. 1999 Mar;49(3):220-4.

8. Hammes HP, Du X, Edelstein D, et al. Benfotiamine blocks three major pathways of hyperglycemic damage and prevents experimental diabetic retinopathy. Nat Med. 2003 Mar;9(3):294-9.

9. Arora S, Lidor A, Abularrage CJ, et al. Thiamine (vitamin B(1)) improves endothelium-dependent vasodilatation in the presence of hyperglycemia. Ann Vasc Surg. 2006 May 31.

10. [No authors listed]. Benfotiamine.Monograph. Altern Med Rev. 2006;11(3):238-42.

11. Pomero F, Molinar MA, La SM, et al. Benfotiamine is similar to thiamine in correcting endothelial cell defects induced by high glucose. Acta Diabetol. 2001;38(3):135-8.

12. Bitsch R, Wolf M, Moller J, Heuzeroth L, Gruneklee D. Bioavailability assessment of the lipophilic benfotiamine as compared to a water-soluble thiamin derivative. Ann Nutr Metab. 1991;35(5):292-6.

13. Beltramo E, Berrone E, Buttiglieri S, Porta M. Thiamine and benfotiamine prevent increased apoptosis in endothelial cells and pericytes cultured in high glucose. Diabetes Metab Res Rev. 2004 Jul;20(4):330-6.

14. Thomas MC, Baynes JW, Thorpe SR, Cooper ME. The role of AGEs and AGE inhibitors in diabetic cardiovascular disease. Curr Drug Targets. 2005 Jun;6(4):453-74.

15. Cameron NE, Gibson TM, Nangle MR, Cotter MA. Inhibitors of advanced glycation end product formation and neurovascular dysfunction in experimental diabetes. Ann NY Acad Sci. 2005 Jun;1043:784-92.

16. Sheehan P. Peripheral arterial disease in people with diabetes: consensus statement recommends screening. Clinical Diabetes. 2004:22:179-80.

17. Li SY, Du M, Dolence EK, et al. Aging induces cardiac diastolic dysfunction, oxidative stress, accumulation of advanced glycation endproducts and protein modification. Aging Cell. 2005 Apr;4(2):57-64.

18. Sadekov RA, Danilov AB, Vein AM. Diabetic polyneuropathy treatment by milgamma-100 preparation. Zh Nevrol Psikhiatr Im SS Korsakova. 1998;98(9):30-2.

19. Kolomoiskaia MB, Degonskii AI, Grishina RA. The myocardial contractile function and central hemodynamics of patients with insulin-dependent diabetes mellitus during treatment. Probl Endokrinol (Mosk). 1989 Jul;35(4):12-5.

20. Wu S, Ren J. Benfotiamine alleviates diabetes-induced cerebral oxidative damage independent of advanced glycation end-product, tissue factor and TNF-alpha. Neurosci Lett. 2006 Feb 13;394(2):158-62.

21. Available at: http://www.diabetesselfmanagement.com/article.cfm?aid=558. Accessed October 23, 2006.

22. Stirban A, Negrean M, Stratmann B, et al. Benfotiamine prevents macro- and microvascular endothelial dysfunction and oxidative stress following a meal rich in advanced glycation end products in individuals with type 2 diabetes. Diabetes Care. 2006 Sep;29(9):2064-71.

23. Marchetti V, Menghini R, Rizza S, et al. Benfotiamine counteracts glucose toxicity effects on endothelial progenitor cell differentiation via Akt/FoxO signaling. Diabetes. 2006 Aug;55(8):2231-7.

24. Gadau S, Emanueli C, Van LS, et al. Benfotiamine accelerates the healing of ischaemic diabetic limbs in mice through protein kinase B/Akt-mediated potentiation of angiogenesis and inhibition of apoptosis. Diabetologia. 2006 Feb;49(2):405-20.

25. Sanada H, Higashi Y, Goto C, Chayama K, Yoshizumi M, Sueda T. Vascular function in patients with lower extremity peripheral arterial disease: a comparison of functions in upper and lower extremities. Atherosclerosis. 2005 Jan;178(1):179-85.

26. Fadini GP, Miorin M, Facco M, et al. Circulating endothelial progenitor cells are reduced in peripheral vascular complications of type 2 diabetes mellitus. J Am Coll Cardiol. 2005 May 3;45(9):1449-57.

27. Ceylan-Isik AF, Wu S, Li Q, Li SY, Ren J. High-dose benfotiamine rescues cardiomyocyte contractile dysfunction in streptozotocin-induced diabetes mellitus. J Appl Physiol. 2006 Jan;100(1):150-6.

28. Lonsdale D. A review of the biochemistry, metabolism and clinical benefits of thiamin(e) and its derivatives. Evid Based Complement Alternat Med. 2006 Mar;3(1):49-59.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s