Farmacéutico Stuart Lindsey Denuncia Irregularidades

Farmacéutico Stuart Lindsey

Denuncia Irregularidades

¿Tienes Beriberi?

por Bill Sardi

8 de Diciembre, 2011

Traducción Gladys Molina Septiembre 2014

EmpoweredByKnowledge©

¿Que tienen todas estas enfermedades en común?

 A un policía le hizo señas a una mujer de 32 años de edad en un parque en Joliet, Illinois, que dice que no puede recordar quién es ni cómo había llegado allí. Más tarde descubren que es madre de cuatro niños, que viven en Jackson, Michigan. Su nombre es Amber. Ella no ha recuperado la memoria de su vida anterior o lo que desencadenó su amnesia. Los médicos están perplejos para saber qué causó este caso de “amnesia global.”

 Marie, con educación universitaria, hija de padre médico y madre enfermera, y sin embargo no puede encontrar a nadie que pueda decirle por qué está experimentando náuseas y vómitos severos a principios de su primer embarazo. Nadie parece saberlo. Se buscan remedios caseros. A pesar de ser el tormento más común del embarazo, la causa de la nauseas matutinas permanece un misterio. ¿O en realidad lo es?

 Jim, un escultor de roca, vive cerca de Ontario, California, se parece a Indiana Jones en la película En Busca del Arca Pérdida. Colócalo en el taburete de alguna barra apurando una cerveza y encajaría en cualquier anuncio de cerveza. Él es varonil, pero tiene un problema poco viril y algo vergonzoso. De repente, parece que no puede controlar el esfínter. Va corriendo al baño muy a menudo. Su médico le dice que es el síndrome del intestino irritable, una condición común que ahora obliga a los que lo padecen a estar estrechamente atados a los baños. Se prescribe un medicamento que ralentiza el tiempo de tránsito gástrico pero induce somnolencia, y no puede ser tomado si se tiene que conducir. Pero ¿cuál es la causa de su problema?

 Jackie está desempleada y vive en Santa Fe, Nuevo México y sufre de dolor incesante que ha sido diagnosticado como la fibromialgia. Los médicos no parecen tener una respuesta en cuanto a las causas de este problema. Inexplicablemente, un número de personas con fibromialgia reportan tener el mismo problema que el escultor Jim la roca (arriba), del intestino irritable. ¿Están las dos condiciones vinculadas de alguna manera? Se estima que 5 millones de estadounidenses tienen fibromialgia, algunos de ellos niños.

 Robert, un periodista galardonado, se despierta una mañana con una ligera debilidad en su pierna izquierda. Luego comienza a perder su capacidad de hablar. Él tiene que decir “sí” o “no” con el movimiento de sus ojos. Los médicos ofrecen un fármaco experimental. Por razones inexplicables, los médicos retrasan el tratamiento hasta que Robert pierde la sensación en todo su cuerpo y ahora se encuentra limitado de forma permanente a una silla de ruedas. Los médicos dicen que Robert tuvo un ataque de síndrome de Guillain Barré que nunca entró en remisión como los hacen la mayoría de los casos. Una vez más, los médicos no tienen idea de la causa de esta pérdida progresiva de control del sistema nervioso, algunos creyendo que es provocada por un virus.

 Steve, de 35 años, había estado sufriendo palpitaciones del corazón durante años y finalmente fue diagnosticado con fibrilación auricular, el músculo del corazón temblando en las cámaras superiores del corazón. La cirugía y la medicación empezaron a ayudar lentamente a Steve en recuperar su energía. Steve se pregunta si sus hijos heredarán su problema. A pesar de un tratamiento exitoso, ni la cirugía ni la medicación se dirige a la causa todavía desconocida de la fibrilación auricular. Millones de estadounidenses, en su mayoría hombres, se enfrentan a este mismo problema. El tratamiento consiste en la prescripción de anticoagulantes para prevenir que un coágulo de sangre en el corazón sea arrojado a los pulmones o al cerebro y la destrucción controlada del músculo del corazón (ablación). Pero ¿cuál es su causa?

 Martin, a los 56 años, se dio cuenta por primera vez que no podía seguir el ritmo de su cuñado de 70 años de edad, cuando estaban de caza. Empezó a experimentar dificultad para respirar, fatiga, hinchazón en los tobillos y una tos persistente. El diagnóstico: insuficiencia cardíaca. La cura: la implantación de un dispositivo en el pecho que ayuda a su corazón a bombear sangre. Al dispositivo se le atribuye haberle salvado la vida. Más comúnmente la insuficiencia cardíaca se trata con una batería de fármacos. Sin embargo, un estudio reciente muestra que los fármacos son de valor insignificante.

 Sorprendentemente, todas estas enfermedades pueden estar relacionadas con una única deficiencia nutricional.

 Las deficiencias vitamínicas que no están en el radar de la medicina moderna

¿Podría la medicina moderna perderse por completo la detección de una enfermedad por deficiencia vitamínica generalizada que emana como que muchas enfermedades diferentes? El Dr. Derrick Lonsdale DM, un médico practicante en Cleveland, Ohio y destacado experto en el tema, dice que “es posible empezar a pensar que nuestro modelo de enfermedad está catastróficamente equivocado.”

 En un artículo de revista médica publicado recientemente, el doctor Lonsdale dice que el origen de este descuido puede remontarse a cuando las “vitaminas cayeron en el descrédito e incluso hoy en día a menudo son despreciadas por los médicos que consideran su uso farmacéutico como absurdo.”

La deficiencia de vitamina de la que el Dr. Lonsdale está hablando: tiamina—vitamina B1, la primera vitamina en ser descubierta. Inadvertidamente, debido a un cambio hacia las dietas con alto contenido de hidratos de carbono, azúcares refinados y la disponibilidad de alcohol, beriberi; el nombre de la enfermedad por deficiencia de vitamina B1, está bien viva en el mundo moderno a pesar de que se pensaba de haber sido conquistada a través de décadas de fortificación de alimentos hace décadas.

 El beriberi moderno es sutil. No es la misma enfermedad por deficiencia de vitamina que se remonta a la eliminación de salvado del arroz pulido hace décadas y sofocado con alimentos fortificados con vitaminas. Como el doctor Lonsdale dice, el beriberi moderno, como enfermedad que se caracteriza por una alta ingesta de calorías y donde la dieta es rica en hidratos de carbono. Se produce en las poblaciones humanas sobre-alimentadas. Ya en 1914 se sabía que el riesgo de beriberi aumenta con mayor ingesta de hidratos de carbono y consumo de azúcar.

 Dr. Lonsdale dice que hay indicios a menudo sorprendentemente claros de la enfermedad, que se encuentran en la dieta. Alimentos azucarados, particularmente aquellos con sacarosa y fructosa, son los delincuentes primarios. Un ejemplo clásico sería una persona que consume tres o cuatro latas de refresco al día. Una escasez de vitamina B1 entonces resulta en un uso ineficiente de oxígeno en el cuerpo y los tejidos que requieren altas cantidades de oxígeno, tales como el corazón y el cerebro, siendo los más afectados.

 Continúa el toque del tambor del beriberi

 La lista de enfermedades relacionadas con la deficiencia de vitamina B1 es amplia. Va más allá de la insuficiencia cardíaca, la fibromialgia y la fibrilación auricular mencionadas anteriormente.

De hecho, en prácticamente todos los trastornos nerviosos, incluyendo la esclerosis múltiple y el glaucoma (nervio óptico) la falta de vitamina B1 debe descartarse con una fuerte dosis repetida de una forma altamente absorbible de tiamina.

 Los médicos hoy pueden diagnosticar erróneamente los síntomas de deficiencia de tiamina como la enfermedad de Alzheimer, insuficiencia cardíaca congestiva, la amnesia, anorexia, cáncer, zumbido en los oídos (tinitus), neuropatía periférica, del intestino irritable (colitis ulcerosa), pérdida de la visión (ambliopía, cataratas), la epilepsia, la esquizofrenia, el síndrome de Guillain-Barré, glaucoma, artritis, pérdida de la audición, y psicosis.

 En una era en la que la medicina moderna trata a casi todas las enfermedades, como si se tratara de una “deficiencia de fármacos,” estudios recientes revelan que un nutriente pasado por alto; la vitamina B1, podría tener un efecto profundo en el tratamiento o reducir el riesgo de enfermedades graves como la enfermedad de Alzheimer, la diabetes y sus trastornos relacionados (retinopatía, neuropatía, enfermedad renal), y la insuficiencia cardíaca.

 Desafortunadamente, la tiamina en sí no ha demostrado producir un beneficio significativo o consistente en los ensayos clínicos de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, un estudio reciente muestra que la forma soluble en grasa de vitamina B1 (benfotiamina) aumenta los niveles de tiamina cerebrales y mejora la capacidad cognitiva (pensamiento) de los ratones de laboratorio. Este estudio va en contra de un estudio anterior que dijo que la benfotiamina no eleva los niveles de tiamina en el cerebro. ¿Es la enfermedad de Alzheimer en realidad una forma de “azúcar en el cerebro” y la vitamina B1 su antídoto?

 El elusivo origen de la fibromialgia

Hay otros trastornos que han surgido en los tiempos modernos que muestran esquivos orígenes que pueden involucrar la deficiencia de tiamina. Uno de ellos es la plaga moderna de la fibromialgia, que sigue aturdiendo a la medicina moderna. Los médicos a menudo creen que los síntomas comunes de la fibromialgia son totalmente psicosomáticos (“en tu cabeza”), ya que no hay ningún análisis de sangre u otro marcador que explique la “enfermedad.”

 Los síntomas de la fibromialgia se superponen con los del síndrome del intestino irritable, trastorno de la articulación temporomandibular (ATM) y trastorno de dolor lumbar crónico. El tratamiento convencional es decepcionante.

 En un informe de 1998 publicado en el Journal of the American College of Nutrition, (Diario del Colegio Americano de Nutrición), la dietista registrada Barbara A. Monroe, señaló que la fibromialgia tiene muchas similitudes con la deficiencia de tiamina, como dolor muscular, dolores de cabeza frecuentes, trastornos del sueño, fatiga.

 En los países desarrollados, el consumo de alcohol explica la mayor parte de los casos de deficiencia de tiamina. El hecho de que la fibromialgia se haya relacionado con el alcoholismo en familiares de primer grado sugiere también que puede haber impronta genética implicada, pasando los patrones genéticos inducidos por la deficiencia de tiamina relacionados con el alcohol.

 La vitamina B1 y la diabetes.

En 2008 investigadores dijeron: “Más inmediatamente, dados los múltiples beneficios emergentes de la repleción de tiamina, deficiencia de tiamina incluso leve en la diabetes debe ser evitada y la suplementación de tiamina a dosis altas debe ser considerada como complemento de la terapia nutricional para prevenir la dislipidemia (colesterol anormal en sangre) y el desarrollo de complicaciones vasculares en la diabetes clínica.”

 Uno se pregunta sobre el papel de la deficiencia de tiamina no sólo en la prevención de complicaciones de la diabetes, tales como daños en el riñón, en la retina y el nervio, sino en el inicio real de la enfermedad en sí.

 La deficiencia de tiamina parece diluir el revestimiento del tracto digestivo, lo que lleva a un aumento del paso (permeabilidad) de los azúcares en la dieta. De hecho, la desaparición completa de la diabetes y la necesidad de terapia con insulina se ha documentado con la terapia de tiamina. Algunos investigadores han descrito la diabetes como “un estado de tiamina-deficiente.” Una falta de tiamina afecta la actividad de la enzima (transcetolasa), una enzima clave implicada en el control de azúcar dentro de las células vivas.

 Beriberi cardiaco: insuficiencia cardiaca por deficiencia de tiamina.

La insuficiencia cardíaca inducida por una deficiencia de tiamina se llama beriberi cardíaco. Desde un 3% al 91% de los pacientes con insuficiencia cardíaca son deficientes de vitamina B1. La suplementación de tiamina no es una práctica generalizada en los pacientes cardiacos a pesar de la evidencia de su importancia.

 Un estudio alarmante llevado a cabo en pacientes hospitalizados con insuficiencia cardíaca congestiva encontró que un tercio (33%) de los pacientes eran deficientes en tiamina en comparación con sujetos sanos (12%). En otro estudio, el 98% de los pacientes que tomaron una dosis de 80 mg de un diurético común (furosemida) resultaron ser deficientes en vitamina B1. El aumento de la pérdida urinaria de tiamina fue la causa principal de la deficiencia de vitamina, que apunta a la amplia utilización de diuréticos en esta población de pacientes como la causa principal de la escasez de la vitamina. La tragedia de esto es que los cardiólogos suelen prescribir dos fármacos tiamina-mermantes – digoxina (digitalis) y furosemida (una pastilla diurética) – para tratar la insuficiencia cardiaca.

 Muchos otros fármacos reducen la vitamina B1. Incluidos en la lista hay muchos antibióticos (penicilina, amoxicilina, ciprofloxacina, gentamicina, kanamicina, minoxycycline, neomicina, doxiciclina y tetraciclina). La teofilina, un medicamento utilizado para tratar el asma, dilantin (fenitoína), que se utiliza para tratar las convulsiones, también interfieren con la vitamina B1.

 Fibrilación auricular y la deficiencia de vitamina B1.

La fibrilación auricular es un trastorno del ritmo cardíaco muy común. Aproximadamente el 1% de los adultos estadounidenses soportan esta condición angustiante que es un gran riesgo para un accidente cerebrovascular. La edad avanzada aumenta el riesgo de fibrilación auricular. Por encima de los 80 años de edad aproximadamente el 8 por ciento sufren de este problema.

 Esta es la forma en que un artículo de revisión reciente afirma que: “Los fármacos anti-arrítmicos (contra ritmo cardíaco anormal) actualmente disponibles para el tratamiento de la FA no son suficientemente eficaces y están cargados de efectos secundarios cardíacos y extra-cardíacos que pueden contrapesar sus beneficios terapéuticos. Mejor conocimiento de los mecanismos de generación y mantenimiento de la fibrilación auricular subyacente pueden conducir al descubrimiento de nuevas dianas para intervenciones farmacológicas.”

 En esta era de la medicina moderna, el tratamiento parece ser muy tosco. Los medicamentos que inhiben la coagulación de sangre y el accidente cerebrovascular posterior se emplean en riesgo de hemorragias inducidas, y como último recurso, el tejido del corazón del paciente es intencionalmente destruido por aplicación de energía eléctrica (radiofrecuencia), dejando tejido cicatricial atrás. Tratamiento de ablación, como se le llama, se realiza extensamente, pero en esta era de la medicina basada en la evidencia, no hay pruebas de que la ablación haga ninguna diferencia en la mortalidad por cualquier causa. Los síntomas son aliviados, pero ¿vive el paciente por más tiempo?

 La experiencia angustiosa de la fibrilación auricular provoca a este escritor a mirar en zonas no investigadas por investigadores anteriores.

 Aquí hay algunos hechos pertinentes que rodean la fibrilación auricular que pueden ayudar a conducir a una comprensión de su causa:

 La fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca a menudo coexisten en el mismo paciente. Cada condición predispone a la otra. Otro ritmo anormal del corazón, taquicardia (frecuencia cardíaca rápida) también está asociado con la fibrilación auricular.

Los niveles elevados de azúcar en sangre (diabetes) se asocian con la fibrilación auricular. El abuso de alcohol y / o el uso de drogas ilícitas pueden inducir fibrilación auricular en los adultos jóvenes, que no es típico de esta enfermedad.

 Náuseas, vómitos y zumbidos en los oídos (tinitus) han sido reportados en pacientes con fibrilación auricular.

 Mientras ambas fibrilación auricular y la senilidad (pérdida de la memoria, del tipo de Alzheimer) son más frecuentes con la edad avanzada, por razones inexplicables, la demencia senil coexiste con la fibrilación auricular con mayor frecuencia en los adultos menores de 70 años.

 Digitalis, un fármaco a menudo recetado para pacientes con insuficiencia cardiaca, y también se prescribe para pacientes con fibrilación auricular, no se ha demostrado que mejora la función auricular, debido en gran parte al hecho de que la digitalis agrava la sobrecarga de calcio intracelular inducida por la fibrilación auricular crónica. De hecho, la digitalis ha sido descrita como una droga peligrosa en la fibrilación auricular. Mientras que la digitalis reduce la morbilidad, no tiene efecto sobre la supervivencia.

 Digitalis es incluso cuestionada en la insuficiencia cardíaca. La sobredosis accidental con digitalis atípica también puede inducir fibrilación auricular en un niño.

 La fibrilación auricular se produce a menudo después de la cirugía del corazón y puede ir acompañada de delirio.

 El uso de la teofilina, un fármaco anti-asmático, se asocia con la aparición de la fibrilación auricular.

 Pacientes cardíacos tratados con altas dosis de diuréticos (furosemida) son más propensos a experimentar la fibrilación auricular.

 El tratamiento del cáncer se asocia con fibrilación auricular. Una correlación indirecta se puede hacer entre la fibrilación auricular, los factores enumerados anteriormente, y una deficiencia nutricional encubierta. Todos los co-factores antes mencionados asociados con la fibrilación auricular también se correlacionan con un déficit de tiamina – soluble en agua vitamina B1.

 Requisitos de vitamina B1.

Pero aún así, es difícil para los médicos de comprender que la falta de una sencilla vitamina es lo que causa esa enfermedad generalizada. Después de todo, el requerimiento diario de vitamina B1 se encuentra a sólo 1,5 miligramos por día, lo que fácilmente se deben cumplir en un mundo de alimentos y multivitaminas fortificados. Por otra parte, el cuerpo almacena unos 30-50 miligramos. Pero las reservas corporales pueden agotarse con bastante rapidez, dentro de 4-6 semanas. No se aprecia plenamente que la reserva del cuerpo humano de tiamina, puede ser completamente agotada en cuestión de días.

 Beriberi modernus: está en la taza de té, taza de café y jarra de cerveza

El problema de la deficiencia de tiamina puede atribuirse a otra práctica diaria, el consumo de café, té o cerveza. Muchos millones de personas consumen café o té al mismo tiempo que toman su multivitamínico matutino. ¿Cuál es el problema con el té o el café? Contienen taninos amargos (partes) que alteran la vitamina B1 y la hacen inútil.

 Conservadores de sulfito, que se encuentran en el vino, son otro antagonista a la B1. El alcohol también interfiere con la absorción de B1. De hecho, aproximadamente el 30-80% de los consumidores de alcohol tienen bajos niveles circulantes de B1. La lección aquí es que no se debe comprimidos/capsulas de vitamina B1 con café, té o alcohol.

 B1 Altamente absorbible

 Tomar tabletas de vitamina B1 común puede que no dé lugar a la resolución de problemas de salud relacionadas con las deficiencias. Una forma escondida de B1, la forma benfotiamina liposoluble de tiamina, es muy recomendable. En 1998 se informó de que la benfotiamina produce entre 5 y 25 veces mayores niveles de vitamina B1 en el cerebro que la tiamina llana. Más de una década ha pasado, mientras que la medicina moderna ha ignorado este descubrimiento. Parece que muchos millones de personas pueden haberse convertido prematuramente senil que podrían haber evitado su trastorno cerebral relacionado con la edad complementando su dieta con benfotiamina.

 Incluso con dosis orales de tiamina puede producir ningún respiro de los síntomas. A veces la única manera de remediar una escasez de tiamina en el cerebro es mediante terapia intravenosa. Benfotiamina puede ser eficaz en lugar de la terapia intravenosa.

 Los programas de fortificación de alimentos reducen significativamente los síntomas de beriberi, pero no llegan a proporcionar una protección completa de una enfermedad totalmente prevenible. El único gran golpe contra el beriberi modernus sería fortalecer la cerveza con tiamina. Pero sobre esto sólo se ha reflexionado. No hay planes de acción que se hayan elaborado.

 Debemos recordar que los suplementos de vitamina B1 no erradicaron los brotes de beriberi en la marina japonesa porque eran “desagradables de tomar.” Uno podría suponer que los marineros prefieren las píldoras de vitaminas recubiertas de azúcar, que bloquearían la absorción de tiamina.

 La idiosincrasia humana probablemente aturdirá los mejores planes dirigidos a la prevención de enfermedades. Las píldoras de vitaminas de mega-dosis tendrán que ser diseñadas para superar la proclividad hacia el alcohol y el azúcar, ya que los intentos para hacer llegar al público de abstenerse probablemente fallarán.

 Los muchos fármacos rentables que la medicina moderna prescribe para reducir los síntomas causados ​​por la enfermedad de deficiencia de tiamina, ciertamente no incentivan el fortificar adecuadamente los alimentos y proporcionar las dosis adecuadas de tiamina en las multivitaminas, para llegar a la causa de esta enfermedad en todo el espectro.

 Las cápsulas de vitamina B1 deberían tomarse separadas del café, té o alcohol.

 Fuera de la lente de la medicina moderna

América y otros países desarrollados han desarrollado un estilo de vida que fomenta inconscientemente una escasez generalizada de vitamina B1. Dado que la investigación médica se centra en pequeños detalles en vez de buscar una visión más amplia, una enfermedad que es tan generalizada y se manifiesta como muchas otras enfermedades está fuera del objetivo de la medicina moderna. La medicina moderna está ganando demasiado dinero con el beriberi para querer curarlo.

Las encuestas muestran que los propios pacientes demandan la atención costosa de alta tecnología que Estados Unidos presenta al mundo en lugar de curas de 10 centavos. Cuando se trata de prevenir modernus beriberi, es; sálvese quien pueda. Tal es el estado actual de la prevención de enfermedades en Estados Unidos hoy.

 Los síntomas comunes del beriberi (deficiencia de vitamina B1): Dificultad para caminar.

Pérdida de la sensibilidad (sensaciones) en manos y pies.

Pérdida de la función muscular o parálisis de las extremidades inferiores.

Dificultades mentales / confusión en el habla.

Dolor Movimientos incontrolados de lado a lado de los ojos (nistagmo). Hormigueo.

Vómitos. Aumento de la frecuencia cardíaca.

Hinchazón de las piernas pantorrilla para abajo.

Venas del cuello sobresalientes.

Los párpados caídos.

Fatiga. Irritabilidad, mal humor, depresión.

Pérdida del apetito.

Acidez estomacal.

Dolor abdominal.

Calambres en las piernas.

Confusión mental.

Tiroides hipoactiva.

Ansiedad Hipersensibilidad al dolor o ruido

El dolor al presionar las pantorrillas (signo precoz clásico). Ritmo cardíaco lento o ritmo cardíaco rápido.

 

La esclerosis múltiple.

Diabetes. Trastornos del sueño.

Pérdida de memoria.

Bill Sardi [send him mail] es un escritor asiduo sobre la salud y temas políticos. Sus artículos sobre salud los podrás encontrar aquí. www.naturalhealthlibrarian.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s