El Invernáculo de la Orquídea del Amor

-Inspirado en “Les Visibles”

Que vuestras trufas se encuentren siempre húmedas y frías

-El Perro Poeta

Obviamente las cosas pueden ir más deprisa o más despacio. Si piensas en el Bar como metáfora, podrás preguntarte cuanto tiempo pasas allí. Parte del problema es que la gente no se percata de que viven en más de un lugar a la vez, los mundos se solapan, inter-penetran, mientras nuestra concentración se determina por el grado de susceptibilidad que tenemos al magnetismo en un momento dado. También sufrimos en más de un lugar. La angustia del cuerpo, las emociones de la mente son bien conocidas por nosotros en variación de grados. El dolor debería presionarte hacia delante. Debería crear una indagación acerca de la naturaleza de la aflicción.

Oímos hablar del ego, la identidad, la libido, la personalidad, el súper-ego, el intelecto y tales. Quizás tengamos alguna idea de estos términos, pero a menudo los confundimos, y si tenemos alguna idea de su significado, suelen ser las definiciones dadas por aquellos que menos las comprenden.

Existe una tendencia en este mundo fenomenal a tomar en serio los puntos de vista y asumida sabiduría de los médicos, abogados, psicólogos, líderes religiosos, filósofos y cualquier dominante ambiental que pueda haber. Pero la verdad es que la mayoría de esta gente sabe muy poco acerca de “que es qué”. Pues si lo supieran no serían tan inefectivos ni estarían tan mistificados en su tratamiento de quienquiera que sea lo suficiente desafortunado de entrar en el ámbito de su influencia.

Esperamos a que nuestros líderes políticos guíen el navío del estado y que velen por nuestros intereses, pero a la vez sabemos que cualquiera es más propenso a promover los intereses de sus amigos en lugar a los intereses ajenos. Vivimos en un mundo de compensación y por su puesto esto lleva a la competición y maniobras de favores e influencias. Las intrigas de las cortes y la manipulación de leyes que fueron diseñadas para contrarrestar la manipulación. Incluso vemos la construcción de leyes diseñadas para controlar la dirección del beneficio. Ehem… vale.

¿Quién de entre nosotros es justo y honrado? ¿Y cuántos realmente buscan serlo en cualquier caso? La honradez no es a menudo una posición ventajosa para obtener ganancias, por su puesto tenemos el farisaísmo. De eso tenemos un montón. Tenemos la hipocresía y toda la gama de modos de pensar que facilitan el avance de su propio interés. ¿Te sorprendería saber que toda la bondad y amabilidad y miradas de preocupación están orquestadas en ventaja del jugador?

¿Te sorprendería saber que todos los grandes jugadores son perfectamente conscientes de esta característica en el otro y para ellos es sólo un juego? La baraja está apilada en contra de aquellos que quieren hacer lo correcto. A la vez que la mayoría de ellos ni siquiera sabe lo que es eso.

Oímos hablar de patriotismo y el auto-sacrificio y todo el lote. ¿Con qué frecuencia son estos meros vehículos, una vez más para su propio interés?

Casi ninguno de nosotros podemos mirarnos crítica y honestamente sin dejar de ver que estamos motivados por el interés propio. Todos queremos ser considerados como buenas personas, inteligentes, talentosos, interesantes, atractivos y sexys. Generalmente esto se produce a expensas de otro. Estamos en una habitación llena de espejos deformantes, una habitación llena de gente hablándose a sí mismo y posando para el efecto. Es realmente un arte bello el ser verdaderamente único y genuino. ¿Cómo se supone que debemos llegar ahí?

Nuestra personalidad podía bien verse como una casa. Contiene residentes. Contiene todas las demás cosas mencionadas anteriormente. Quizás contener no es la mejor palabra. Mirémoslo como un vehículo a través del cual, estos otros se facilitan. Mirémosla como una casa de vitral, sus diferentes colores siendo las cualidades y localidades de nuestro carácter. Una sola luz brilla a través de ella pero es de color diferente en ciertos momentos y en ciertos lugares.

Esta casa no es transparente en todas sus partes. Algunas partes son opacas dejando entrar muy poca luz. ¡Qué diablos! llamémosle un punto ciego. Hay un solo ego central en todos nosotros. Entonces, ¿desde dónde nos llega la apariencia de la diferencia? Nuestro asumido ego personal, nuestro sentido de estar aparte de los demás es un bloqueador de luz; se interpone en el camino del ego central.

Podemos ver a personas a menudo entorpeciéndose a sí mismas. Se pueden ver bastantes bailarines torpes. El intelecto intenta comprender lo que está pasando pero generalmente trabaja de parte del ser bloqueador. Creo que no es necesario abordar la libido, podría explicar su verdadero trabajo; yo la considero una central eléctrica. Si realmente solo tiene un propósito útil, podrías hacerte a la idea de los residuos generados. ¿Esto qué es, tu identificación? ¿Se parece en algo a ti? ¿Cómo no se va a sentir uno confuso con tantas cosas abarrotando un solo lugar?

Uno puede “invernacular” su evolución. Pero sean avisados de antemano, esta no es la más cómoda de las rutas. Por lo menos yo no la he encontrado de ser así. Aquí es en donde entra el Amor. El Amor puede considerarse como un disolvente universal. ¿Recuerdas esas manchas oscuras en el cristal? Piensa en el Amor como un producto limpiador de cristales. El amor disolverá la capa y neutralizará el polvo. Esto duele por su puesto, cuando la cosa que estas frotando ha sido identificada como la parte más importante de tu ser.

¿Qué ocurre cuando todo lo que creíste ser; cuando todo lo que has usado para identificarte, es limpiado y frotado?, ¿da un poco de miedo, no? Pues no limpias el ego central.

Hay aquello en nosotros que enciende todo lo que hacemos e intenta vivir su vida a través de nosotros. Nosotros interferimos. Nos metemos en medio. Discutimos. Peleamos como demonios… término interesante. Peleamos incluso cuando no deseamos hacerlo, porque en algún momento aceptamos a demasiados huéspedes en casa, que realmente ya deberían estar de camino pero no quieren marcharse.

Las orquídeas son interesantes. Hay miles de ellas. ¿Sabías que la Vainilla es una orquídea? Nosotros somos como las orquídeas.

Cuando lees las obras de la mayoría de los filósofos occidentales es interesante el grado al que muchos de ellos han llegado para demostrar un punto, mientras evitan la verdad. Pueden ser terriblemente convincentes si quieres tomar el tiempo, y si tienes la inteligencia para disecar lo que están diciendo. Cuando lees las obras de escritores religiosos es interesante notar el grado al que llegan para justificar su religión particular de ser el factor no va más esencial de todo.

Al hablar con médicos y psicólogos es interesante ver cómo han formado una visión de su objeto basado en lo que les ha sido enseñado dentro de los parámetros de un particular punto de vista de la ciencia. La mayoría de los abogados sobreviven convenciéndote de que los demás abogados están equivocados.

A veces pienso que todas estas personas que citan a todos estos filósofos y memorizan las obras de compositores y se auto instruyen en todas las aparentes diferencias entre todos los diferentes representativos del grupo; todas esas personas que se entrenan en vinos y las artes arcanas de la diversidad fenomenológica, solo buscan maneras de aparentar ser sabios, atractivos, misteriosos, y de paso a que alguien se acueste con ellos.

El hecho cierto de que no son sabios se demuestra en el hecho de que ellos piensan que cualquier cosa de esas es importante. No lo es. A mi no me hubiera gustado para nada ser Wittgenstein o Schopenhauer ni su chalado discípulo. No tomo el té con el dedo meñique extendido y a menudo confundo las obras de un compositor con otro; por no decir cuando sí me entero de algo.

¿Qué triste destino el haber vivido tu vida solo para ser diseccionado por farsantes, que para empezar ni si quiera te entendían, en una fiesta repleta de presumidos? Intenta decirle la verdad a esa gente.

Tú ya eres todo lo que siempre quisiste ser. El problema es que aun intentas ser quien ya eres. Esto se complica aún más por el hecho de que lo que eres – es – y lo que no eres – no es – Sería realmente un desastre si no fuera por la realidad que trabaja detrás de las escenas para ponerte en un estado de recuerdo perfecto. No estás aquí para ésta contienda sin sentido. Estás aquí para vivir. Pruébalo.

Si una persona se centrara por completo en sus pensamientos, su discurso, y acciones, a tiempo completo, algo maravilloso ocurrirá. Esto es todo cuanto necesitas saber acerca del Yoga, la Filosofía, la Medicina o el Rock & Roll. Esto produce el efecto invernadero. Esto le dice al ingeniero que estás de acuerdo con el programa. Esto señala que vas a poner a un lado las pretensiones y demás mierda y permitir que tenga lugar la reducción. La aceptación de la disminución.

Aceptas morir para poder vivir para siempre. Ya no tendrás que acicalarte ante el espejo. Ya no tendrás que ser alguien importante. Ya no tendrás que sentirte ansioso e inseguro acerca del hecho de no saber lo que está pasando. De hecho eso lo convierte en emocionante; y enfrentémoslo, no sabes lo que está pasando ¿No es así? Tan pronto como empieces a hacer esto verás lo difícil que parece ser que es, y a “que” parece ser que te enfrentas. Mantén ese pensamiento.

Unas maravillosas fiestas para todos y el sincero deseo que reconozcáis la ubicación real del pesebre; y de esa manera permitir que tenga lugar el nacimiento. A eso le llamo yo “derecho a la vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s